Portal sobre el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)

Jose Luis Carrasco

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha aprobado el nombramiento del doctor José Luis Carrasco y la doctora Marina Díaz-Marsa para dirigir dos proyectos de Estrategia destinados a unificar y mejorar la atención integral a la salud mental en el Sistema Nacional de Salud.

El Doctor Carrasco, jefe de sección del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y catedrático de la Universidad Complutense, dirigirá el proyecto "Trastorno Límite de la Personalidad", con el objetivo de elaborar una propuesta de pisos terapéuticos para TLP. La doctora Díaz-Marsá, responsable de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Clínico San Carlos, dirigirá el proyecto "Trastornos de la Conducta Alimentaria", cuyo objetivo es la elaboración del Proyecto de Cronicidad de los Trastornos de Conducta Alimentaria.

Tendrán la colaboración de expertos propuestos por las comunidades autónomas, asociaciones de pacientes y familiares, sociedades científicas, y los coordinadores científicos de la citada Estrategia.

Hospital de la Vila

 

El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) es una enfermedad grave que afecta a casi un 2% de la población. Se caracteriza por la inestabilidad en las relaciones interpersonales, en el afecto y la autoimagen, así como un escaso control de los impulsos por parte de quienes la padecen. Es una enfermedad que se manifiesta de adulto y se convierte en uno de los trastornos que demanda más atención en los servicios de salud mental y urgencias.

Con el objetivo de detectar y tratar lo antes posible este transtorno, incluso evitar su aparición, el Departamento de Salud Mental del Hospital de la Marina Baixa inició en 2011 un estudio cuyas conclusiones da ahora a conocer.

Para ello, evaluó a 57 pacientes diagnosticados de TLP y los comparó con 57 personas de la misma edad y sexo sin ningún diagnóstico psiquiátrico.

Gracias a ello detectaron que el 29,8% de los pacientes diagnosticados había padecido en la infancia un Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esta enfermedad (que sólo se trata y diagnostica en adultos desde hace 40 años, pues antes solo se medicaba en la infancia) comparte síntomas con el otro transtorno, como son la impulsividad, la inestabilidad relacional, la baja tolerancia a la frustración o la búsqueda de emociones. Por ello, pensaron que podría considerarse como factor de riesgo con el paso del tiempo.

Tras analizar los resultados, concluyeron que la presencia de un TDAH en la niñez multiplica por 16,39 el riesgo de padecer Trastorno Límite de Personalidad en la edad adulta. También comprobaron que otro factor de riesgo, que multiplica por 20,73 las posibilidades de padecerla, es haber padecido malos tratos.

Desde esa base, el departamento pretende aportar un tratamiento individualizado tanto psicológica como farmacológicamente a pacientes con estas patologías y ofrecer un programa de tratamiento específico para estos pacientes concretos en los que se unen ambos diagnósticos.

Según explica la psicóloga clínica, Antonia Rico, están intentando "trabajar con los niños con diagnóstico de TDAH para evitar que desarrollen conductas propias del TLP". Añade que «para el TDAH hay tratamiento farmacológico y psicológico, para el TLP, el tratamiento farmacológico es más bien sintomático, pero al haber sintomatología común, el tratamiento farmacológico del TDAH podría tener efecto sobre la sintomatología TLP. Es decir, que en pacientes en los que solo se está tratando el Transtorno Límite de Personalidad, si analizamos también la existencia del otro, podemos dar un tratamiento más adecuado y completo a nivel farmacológico». Además, a nivel psicológico, apunta que "hay tratamientos estructurados para ambos que han demostrado su eficacia".