Trastorno límite de la personalidad

trastornolimite.com
Portal sobre el trastorno límite de la personalidad (TLP)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Ansiedad

¿Qué es?

La ansiedad es un estado emocional caracterizado por sentimientos de temor, tensión y sufrimiento ante un peligro real o imaginario que se supone va a suceder.

Es posible que alguno de nosotros haya experimentado ansiedad en alguna ocasión ante un examen, entrevistas de trabajo, alguna cita importante, situaciones conflictivas, inesperadas, etc.

Puede tratarse de momentos puntuales de los que, de algún modo, hemos conseguido salir, o es posible que la ansiedad perdure y llegue a dominarnos de tal forma que nos impida llevar una vida normal.

¿A quiénes afecta?

La ansiedad se apodera especialmente de esas personas que afrontan la vida con miedo, que están continuamente buscando seguridad y estabilidad.

Pretenden dominar todos los aspectos de su vida y en el momento en que surgen imprevistos, problemas o cambios de planes, es cuando aparecen estos síntomas.

Se ha demostrado que los seres humanos experimentan menos tensión cuando sienten que controlan las situaciones y cuando las tensiones son predecibles y se ve la posibilidad de una solución.

Aunque todas las personas muestran ciertos niveles de ansiedad ante determinadas situaciones, la forma de reaccionar varía de unos a otros, es decir, en igualdad de circunstancias, cada uno responde de diferente forma. Lo que a unos le produce ansiedad a otros los deja indiferentes.

Las respuestas a determinados sucesos dependen de los pensamientos y apreciaciones que el sujeto haga de esa situación.

Tipos

Se puede decir por tanto, que existen varios tipos de problemas de ansiedad dentro de los cuales están incluidos, entre otros, los siguientes trastornos:

  • Trastorno de ansiedad generalizada, cuya característica esencial es una ansiedad persistente, que no está limitada ni predomina en ninguna circunstancia ambiental. Lo más frecuente en el individuo son quejas de sentirse constantemente nervioso, irritable, con sudoración, respiración acelerada, temblor, dificultad para relajarse, intranquilidad, anticipación de desgracias para uno o para los demás, preocupación excesiva por el futuro, descenso en las habilidades sociales, no saber qué decir ante ciertas personas, inseguridad, presentimientos, etc.
  • Trastorno de ansiedad con agorafobia, que es ese miedo a los lugares públicos, lugares abiertos, a las multitudes, temor a salir de casa, entrar en tiendas o grandes almacenes. Se trata, en definitiva, de un miedo exagerado a encontrarse en lugares de los que podría ser difícil de escapar en una situación de emergencia.
  • Neurosis obsesivo-compulsivos, que son esas ideas o pensamientos que irrumpen una y otra vez en la mente del individuo, de forma estereotipada.
  • Trastornos de ansiedad fóbica, que aparecen ante ciertas situaciones bien definidas o frente a objetos que no son en sí mismos peligrosos, por ejemplo ante algunos animales, miedo a morirse, a volverse loco, a enfermedades, miedo a situaciones sociales, a hablar en público, a exámenes orales, etc.

Efectos sobre la salud

Hoy día está generalmente admitido que muchos trastornos y enfermedades pueden tener un origen psicológico.
Los individuos que con frecuencia están sometidos a altos niveles de ansiedad suelen sufrir dolores de cabeza, disminución de las defensas del organismo, úlceras, problemas de corazón, etc.

Se produce también un cambio en algunas conductas que se consideran saludables y aparecen otras como fumar, beber, drogas, etc.

El sistema inmune es el responsable de la vigilancia para combatir, tanto microorganismos que causan enfermedades, como otros agentes externos al cuerpo. Este sistema es muy sensible a cambios en el sistema nervioso central.

Muchos experimentos han demostrado que las situaciones ansiosas incrementan la probabilidad de que aparezcan infecciones, reacciones alérgicas y de que se agraven enfermedades ya presentes, como cánceres y tumores.

Recomendaciones

Los tratamientos son diferentes según el trastorno de ansiedad de que se trate, aunque hay una serie de estrategias generales que van a ayudar sobre todo en situaciones de ansiedad generalizada.

En todos los casos es aconsejable:

  • El entrenamiento en respiración lenta y la relajación progresiva.
  • Confeccionar una lista personal de situaciones que producen ansiedad.
  • Anotar posibles soluciones a cada una de ellas.
  • Practicar en nuestra imaginación la forma de enfrentarnos a dichas situaciones, siempre empezando por la que nos produce menos tensión e ir progresivamente ampliándola a situaciones más ansiosas y, por último, intentar practicarlas en la vida real.
  • Hay que intentar no tener miedo a lo desconocido, tener confianza, no intentar resolver los problemas antes de que aparezcan, evitar tener ideas preconcebidas y, sobre todo, hay que lograr no dejarse avasallar por los pensamientos pesimistas.

Autor: Trinidad Aparicio Pérez. Psicóloga. Especialista en infancia y adolescencia.

 Foro Borderline

Buscar


Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación.