Trastorno límite de la personalidad

trastornolimite.com
Portal sobre el trastorno límite de la personalidad (TLP)

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Trastornos de alimentacion

 

Autor: David Puchol Esparza. Psicólogo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


INTRODUCCIÓN


Los trastornos de la alimentación son un devastador trastorno mental, producto de una conjunción de factores entre los que destacan los desajustes emocionales y de personalidad, una potencial susceptibilidad biológica y genética, presiones familiares/sociales y la influencia/presión de un contexto socio-cultural caracterizado por la sobreabundancia y el excesivo culto al cuerpo.

Los trastornos de alimentación se caracterizan por unos sentimientos extremos y perturbadores hacia la comida, el peso y la propia imagen corporal de los que se derivan serios problemas físicos y emocionales que representan una seria amenaza para la integridad personal –y la propia vida- del individuo.

A pesar de lo que pueda parecer, los trastornos de la alimentación no son un fenómeno nuevo. Si bien la anorexia nerviosa fue por primera vez descrita como un problema médico en el siglo XIX, descripciones de auto-privaciones y desajustes emocionales en relación a la comida  han sido hallados en escritos que datan de la época medieval.



DEFINICIÓN DE LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN


Básicamente hay tres tipos de trastornos de la alimentación:

1. Las personas con anorexia nerviosa se caracterizan por poseer una imagen corporal lo suficientemente distorsionada como para considerarse a ellas mismas como personas con un exceso de peso, a pesar de encontrarse objetivamente por debajo de su peso normal. 

A menudo rehúsan comer, practican ejercicio de forma compulsiva y desarrollan patrones de comportamiento típicos, como el hecho de evitar comer en presencia de otros, perder enormes cantidades de peso corporal e incluso privarse de todo tipo de alimentos hasta llegar a fallecer.

El trastorno que, por norma general, suele comenzar entre las más jóvenes alrededor de la adolescencia, provoca –entre otras consecuencias- una pérdida de peso extrema, al menos un 15 % por debajo del peso habitual para su edad y estatura.
 

2. Las personas con bulimia nerviosa, por su parte, se caracterizan por ingerir cantidades excesivas de comida que, posteriormente, eliminan a través del uso de laxantes, enemas, diuréticos, ejercicio compulsivo o con vómitos frecuentes.

A menudo actúan en secreto y presentan sentimientos de disgusto y culpabilidad mientras comen, sentimientos que son ‘atenuados’ a través de patrones de comportamiento característicos de eliminación/purga del exceso de calorías ingeridas.

Ya que a menudo, las personas con bulimia se atracan de comida y purgan el exceso de calorías en secreto, consiguen mantener su peso corporal similar o ligeramente superior al normal ,logrando ocultar con éxito su problema durante años, por lo que se considera que la verdadera prevalencia de los trastornos bulímicos entre la población es, hasta cierto punto, desconocida.


3.-Al igual que las personas que sufren de bulimia, en el caso de los episodios de ingesta compulsiva las personas experimentan frecuentes episodios de ingestión de comida de forma incontrolada y compulsiva pero, a diferencia de los anteriores, no purgan su cuerpo del exceso de calorías por lo que ,en general, presentan un considerable exceso de peso con respecto al habitual en relación a su edad y estatura.

Se trata de un trastorno que, a pesar de ser reconocido como tal recientemente, probablemente sea el trastorno de la alimentación más extendido entre la población general.

 

LAS ESTADÍSTICAS


En Estados Unidos, donde la conciencia sobre el problema es mayor, se estima que entre 5 y 10 millones de mujeres y un millón de hombres padecen trastornos de la alimentación. Se calcula que el 1% de las mujeres adolescentes desarrollarán anorexia nerviosa y entre el 2-3% desarrollaran bulimia nerviosa.


De acuerdo con el ‘National Institute of Mental Health’ (NIMH),las adolescentes y las mujeres jóvenes representan el 90% de los casos, pero al mismo tiempo advierten de que los trastornos de alimentación no son un fenómeno exclusivo de éstas y se observa un incremento significativo entre las mujeres de mayor edad y los hombres.


Las mujeres son mucho más susceptibles que los hombres a la hora de padecer este tipo de trastornos. Se estima que sólo un porcentaje de entre el 5 y el 15% de las personas que sufren anorexia y bulimia  y un 35% de las personas que presentan problemas de ingesta compulsiva son hombres.


Los trastornos bulímicos se han incrementado a un ritmo considerablemente mayor en los últimos años en comparación con la anorexia. La prevalencia entre los más jóvenes se estima entre un 3 al 10%. La bulimia nerviosa es 10 veces más común entre las mujeres que entre los hombres. El trastorno se vuelve más evidente entre los 13 y los 20 años y presenta como nota característica su naturaleza crónica en muchos casos.

La mayoría de los expertos coinciden en afirmar que la bulimia nerviosa esta considerablemente subestimada en cuanto a su extensión ya que la mayoría de los enfermos consiguen mantener sus rituales en secreto y presentan un peso corporal no significativamente diferente con respecto al resto de personas.


La ingesta compulsiva está presente en aproximadamente el 2% de la población, siendo más común en mujeres que en hombres. Investigaciones recientes muestran que este trastorno esta presente en aproximadamente el 30% de los pacientes sometidos a algún tipo de régimen médico para el control del peso.

A pesar de que ha sido recientemente reconocido como trastorno de alimentación con entidad propia, probablemente se trata del trastorno de alimentación que se haya más extendido.

La mayoría de las personas que presentan este trastorno son obesas –por encima del 20%- del peso recomendado- aunque entre las personas con un peso considerado normal también está presente este trastorno.

 

LA ETIOLOGÍA DE LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN


No existe una única causa que explique la aparición de los trastornos de alimentación. Si bien todos presentan, como nota característica, un fuerte componente emocional, los desencadenantes para su aparición y desarrollo son múltiples e incluyen presiones de tipo familiar y cultural, predisposición genética/desajustes biológicos y trastornos emocionales y de la personalidad.

Entre los factores propuestos como desencadenantes de este tipo de trastornos destacan los siguientes:

1. Factores Psicológicos

  • Problemas de autoestima.
  • Sentimientos de inadecuación, inadaptación e inferioridad.
  • Estados de ánimo depresivos.
  • Problemas de ansiedad o ira reprimidas.
  • Rasgos de personalidad obsesivos y compulsivos.

2. Factores familiares y sociales

  • Problemas familiares y de relación interpersonal.
  • Escasez de habilidades sociales.
  • Aislamiento/retraimiento social.
  • Dificultades en la expresión de las propias emociones y sensaciones.
  • Historial de abusos físicos y/o sexuales.

3.Factores culturales.

  • Valores culturales relacionados con la delgadez como sinónimo de belleza.
  • El culto al cuerpo como valor asumido colectivamente como prioritario.
  • Los cánones de belleza impuestos desde la medios de comunicación.

  

4.Otros factores relevantes

Numerosas investigaciones en los últimos años se han encaminado a tratar de determinar las potenciales causas-de naturaleza biológica, genética o química- responsables de los trastornos de alimentación.

En algunas personas que sufren este tipo de trastornos, ciertas sustancias bioquímicas presentes en el cerebro, mediadoras de la sensación de hambre o de los procesos digestivos, han presentado diferencias con respecto a la población que no sufre este tipo de trastornos. Sin embargo, la determinación exacta de su responsabilidad y las implicaciones prácticas continúan bajo investigación.

Los trastornos de alimentación emergen y evolucionan a partir de  una compleja red de factores interrelacionados. Los numerosos intentos por descubrir y entender los factores desencadenantes de esta enfermedad han llevado a los científicos de todo el mundo a investigar las personalidades, entornos familiares y los aspectos genéticos/bioquímicos de las personas que sufren este tipo de trastornos. Como suele ser habitual en estos casos, a medida que más se conoce sobre las raíces del problema más evidente parece su  carácter complejo e interrelacionado de todos estos factores mencionados con anterioridad.

 

EL DIAGNÓSTICO DE LOS TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN


El diagnóstico correcto de un trastorno de alimentación puede ser, en algunas ocasiones, especialmente complejo. Las fronteras entre un comportamiento alimentario ‘normal’ y ‘anormal’ son difíciles de delimitar en ocasiones. Muchos individuos con patrones de comportamiento claramente alterados no cumplen en su totalidad los criterios diagnósticos formales establecidos, por ejemplo, en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV).

El hecho de que el individuo no reúna todas las características formales para el diagnóstico no implica que no tenga un trastorno serio y significativo. Las evaluaciones clínicas, necesarias para el diagnóstico adecuado y posterior tratamiento, sólo deberían ser realizadas por profesionales cualificados de la salud mental con experiencia en este campo.


Los síntomas clásicos que caracterizan a la anorexia nerviosa incluyen:

  • Obsesión por controlar el propio peso corporal.
  • Excesiva preocupación sobre la comida y el control de las calorías.
  • Reducción significativa de la ingesta de comida.
  • Dietas extremas y rigurosas.
  • Significativa disminución del peso corporal.
  • Sentimientos de culpa o auto-desprecio tras la ingestión de comida.
  • Práctica compulsiva de ejercicio físico.
  • Excesiva sensibilidad al frío.
  • Distorsión de la imagen corporal.
  • Cambio en los patrones de alimentación habituales.
  • Miedo irracional a aumentar de peso.
  • Pérdida/irregularidades en la menstruación


La bulimia nerviosa se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Ingestión de una considerable cantidad de alimentos, sin ganancia de peso.
  • Sentimientos de culpa y estados de ánimo depresivos asociados.
  • Erosión del esmalte dental, pudiendo llegar a la pérdida de piezas dentarias.
  • Preocupación obsesiva por el peso y la forma física.
  • Sentimientos de incapacidad para controlar su ingestión de comida.
  • Vómitos frecuentes  después de la ingesta compulsiva.
  • Utilización de pastillas, laxantes y diuréticos para perder el peso.
  • Práctica de ejercicio de forma compulsiva.
  • Cambios de carácter incluyendo: depresión, culpabilidad y autodesprecio.


En la ingesta compulsiva, es característica la presencia de los siguientes síntomas:

  • Episodios, más o menos frecuentes, de ingesta compulsiva e incontrolada.
  • Pensamientos recurrentes por todo lo relacionado con la comida.
  • Comer de forma excesiva, a pesar de no tener sensación de hambre.
  • La comida como forma de ‘narcotización’ ante los problemas diarios.
  • Uso y abuso –crónico- de regímenes de adelgazamiento.
  • Escaso autocontrol emocional.
  • Incapacidad para dejar de comer voluntariamente.
  • Problemas de sobrepeso / obesidad.
  • Conciencia de que estos comportamientos son irregulares.
  • Fluctuaciones constantes en el propio peso corporal.
  • Estados de ánimo depresivos y de culpabilidad.
  • Sentimientos de vergüenza y auto-desprecio.
  • Aislamiento/retraimiento social.


PROBLEMAS FÍSICOS DE LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN


Aunque la anorexia nerviosa, cuando es diagnosticada a tiempo y tratada con efectividad, es susceptible de curación, se estima que entre el 10 y el 15% de los pacientes fallecen, usualmente después de perder, al menos, la mitad de su peso normal. Sin embargo, ya que la mayoría de los casos no extremos están probablemente ocultos y no diagnosticados, la cifras reales de prevalencia y mortalidad son desconocidas.

Entre las consecuencias físicas más comunes se encuentran:

  • Amenorrea. Irregularidades en la menstruación.
  • Osteoporosis derivada de la pérdida de minerales en los huesos.
  • Retardo crecimiento corporal.
  • Problemas de infertilidad.
  • Crecimiento excesivo vello corporal.
  • Enlentecimiento del metabolismo.
  • Hipotermia. Baja temperatura corporal.
  • Incremento niveles de colesterol.
  • Baja presión sanguínea
  • Irregularidad en el ritmo cardíaco, que puede conducir a un paro cardíaco
  • Anemia.
  • Pérdida del equilibrio de electrolitos, con potenciales consecuencias letales.


Las consecuencias médicas de la bulimia nerviosa abarcan un amplio espectro en cuanto a su gravedad, desde las menos severas como las sensaciones de hinchazón o fatiga hasta las más graves como fallos renales e insuficiencia cardíaca, en los casos más extremos.

El abanico de problemas incluye los siguientes:

  • Deshidratación.
  • Daños, de intensidad variable, en el hígado y los riñones.
  • Desequilibrio en los electrolitos.
  • Irregularidades en la menstruación.
  • Problemas de infertilidad.
  • Lesiones cardíacas.
  • Problemas gastrointestinales crónicos.
  • Pérdida del cabello.
  • Erosión del esmalte dental. 
  • Crisis epilépticas.
  • Úlceras.


Una proporción significativa de las personas con problemas de ingesta compulsiva presentan un peso corporal por encima del recomendado, por lo que la mayoría de ellos sufren de las consecuencias médicas características relacionadas con los problemas de sobrepeso y obesidad.

Entre los problemas más comunes destacan los siguientes:

  • Náuseas.
  • Sensación de hinchazón. 
  • Problemas digestivos.
  • Dolor abdominal.
  • Incremento excesivo de peso corporal.
  • Aumento en los niveles de presión sanguínea.
  • Altos niveles de colesterol.
  • Trastornos en la vesícula biliar.
  • Riesgo de padecer diabetes.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Ciertos tipos de cáncer asociados con la obesidad.

 

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS DE LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN


Es frecuente que los trastornos de alimentación se presenten de forma conjunta con otros trastornos psiquiátricos.

En este apartado destacan los trastornos de personalidad, observándose con relativa frecuencia la presencia del trastorno de evitación en la anorexia y la personalidad borderline en la bulimia. En ambos, según algunas investigaciones, se suele presentar el trastorno narcisista de la personalidad.

Los trastornos de ansiedad son muy comunes en los trastornos de alimentación. Las fobias y el trastorno obsesivo-compulsivo usualmente preceden al surgimiento de un trastorno de alimentación, mientras que los trastornos de pánico suelen producirse con posterioridad. La aparición de fobia social suele ser recurrente en este tipo de pacientes.

Por otra parte, es muy frecuente que la ansiedad generalizada juegue un papel muy importante como factor desencadenante en los episodios de ingesta compulsiva. Es frecuente que la comida se convierta en un ‘refugio’ y en una herramienta de ‘narcotización’ frente a los problemas de la vida diaria y ante los que la persona opta por huir y/o evitar el afrontamiento directo.

De igual forma, los trastornos depresivos suelen ser una consecuencia lógica del desarrollo de la enfermedad, afectando no sólo al individuo sino que se extiende con especial intensidad al resto de la familia. Las sensaciones de tristeza, aislamiento e inadecuación son comunes en el individuo, y en la familia es común observar sentimientos de culpabilidad ante el origen y desarrollo de este tipo de trastornos.

Tanto por la propia complejidad de la enfermedad como por la habitual comorbilidad con otros trastornos psiquiátricos es de especial importancia su pronta detección y posterior tratamiento por profesionales especializados.

 

EL TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN


El enfoque preventivo es esencial para la disminución en la aparición de nuevos casos de este tipo de trastornos. La labor que desde la escuela –información- pasando por la familia –formación en valores- y los propios medios de comunicación –divulgación- es posible realizar no se debe menospreciar y se debería considerar como prioritaria como estrategia de intervención frente a este tipo de problemas.


Nunca se insistirá lo suficiente en la necesidad de una pronta detección y tratamiento de este tipo de trastornos relacionados con la alimentación. A medida que la duración de estos trastornos aumenta sin ser detectados ni recibir tratamiento adecuado, las posibilidades de curación se reducen y los efectos, tanto físicos como mentales, se incrementan de forma dramática.


La compleja interacción de factores fisiológicos y emocionales, tanto en su origen como en el desarrollo de la enfermedad, hace necesaria una intervención multidisciplinar para el tratamiento de este tipo de trastornos, un equipo de profesionales que incluiría, al menos idealmente, a médicos –tratamiento de las secuelas físicas-,psiquiatras –psicofármacos-, psicólogos –intervención psicosocial- y especialistas en nutrición y dietética –hábitos de nutrición-. Una imprescindible combinación y coordinación de recursos personales y materiales no siempre fáciles de conseguir en la realidad.


La incorporación de la familia en el proceso terapéutico es esencial para asegurar ciertas garantías de éxito y prevenir las posibles recaídas. La información básica sobre las características de la enfermedad y el aprendizaje de técnicas para la solución de conflictos serían algunas de las posibles líneas de actuación. Los grupos de apoyo, en los últimos años, se están configurando como una herramienta terapéutica de especial utilidad para el tratamiento de este tipo de trastornos.

 

CONCLUSIÓN


Todos los trastornos de alimentación requieren ayuda profesional. La persona se ve atrapada, de forma obsesiva, en un círculo vicioso, provocado por una compleja interacción de factores, que puede precipitar una peligrosa carrera hacia la auto-destrucción física y emocional.


Los trastornos de alimentación tienen el potencial de generar consecuencias extremadamente graves –en ocasiones letales- en la vida personal, familiar, social y laboral de la persona afectada. Sin embargo, a partir de su pronta detección y con el tratamiento adecuado por parte de profesionales con formación y experiencia en este campo, la remisión absoluta de la enfermedad es una posibilidad real.


Los trastornos de la alimentación no son enfermedades incurables. Con el tratamiento profesional adecuado y el apoyo continuo de su familia y entorno social más cercano, el paciente puede aprender a relacionarse con la comida de un modo diferente y comprender que la comida no es ni su mejor amigo ni su peor enemigo. Sólo a partir de ese momento podrá empezar a avanzar hacia la verdadera recuperación, que se fundamenta en una relación fundamental: La relación sana con uno mismo.




 Foro Borderline

Buscar


Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación.