Portal trastorno límite de la personalidad

La herida límite, ensayo sobre el Trastorno Límite de la Personalidad

 

El psiquiatra algecireño Mario Acevedo presenta en Madrid su ensayo sobre el Trastorno Límite de la Personalidad

El autor afirma que el TLP es la enfermedad de nuestro tiempo, por cuanto se trata de un mal que puede ser afectado por comportamientos sociales y se presta a interpretaciones

 

La presentación en Madrid de La herida límite, el último ensayo del psiquiatra algecireño Mario Acevedo Toledo tuvo lugar el pasado día 24 de marzo en la Fundación de Familiares y Enfermos de Trastorno Límite de Personalidad (AMAI TLP), una institución privada sin ánimo de lucro, creada en 2014 (la asociación lo había sido en 2000) con el fin de ayudar a personas con Trastorno Límite de Personalidad y a sus familiares.

El autor afirma que el TLP es la enfermedad de nuestro tiempo, por cuanto se trata de un mal que puede ser afectado por comportamientos sociales y se presta a interpretaciones que nada tienen que ver con su verdadera naturaleza. La prevalencia de la enfermedad; es decir, su incidencia relativa; que aparece generalmente en la adolescencia está, en la población adulta, entre el 2% y el 5%. Su característica más significativa puede ser la dificultad del enfermo para controlar sus emociones y sus impulsos.

El libro se publicó en el pasado verano y está espléndidamente editado por Europa Ediciones. Asequible para el lector culto no especialista y escrito en un soporte literario inteligible para un amplio espectro de lectores, te invita a adoptar una actitud positiva ante los enfermos mentales y ante los trastornos de personalidad que pudiéramos percibir en nuestro entorno familiar, laboral o social. Tal vez lo más importante sea la advertencia de que, a menudo, tratamos inadecuadamente a personas que sufren un padecimiento no diagnosticado y no se sienten acogidos por sus próximos. La enfermedad induce graves efectos colaterales, de entre los cuales son más significativos los que involucran a acciones de naturaleza delictiva.

La presentación estuvo a cargo de la presidenta de la Fundación, Teresa Oñate, y la coordinación a la del conocido periodista y asesor de comunicación, Ricardo Martín. Se constituyeron dos mesas sucesivas, la primera para tratar de los aspectos médicos y farmacológicos, y la segunda para abordar los aspectos jurídicos de un trastorno generalmente no tenido en cuenta por los tribunales de justicia, en la comisión de delitos.

En la primera intervino Carlos Buesa, presidente de Oryzon, una importante compañía biofarmacéutica, líder europeo en el desarrollo de terapias basadas en la epigenética –ciencia que estudia los efectos de la activación o desactivación de las unidades de información genética sin afección del ADN–, especialmente en medicina personalizada para enfermedades neurológicas y oncología. Después tomó la palabra Néstor Szerman, prestigioso psiquiatra, jefe del servicio de Salud Mental del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

En la segunda mesa intervino, en primer lugar, Arturo Beltrán, magistrado (jubilado) de la Audiencia Provincial de Madrid y expresidente de la Sección Penal Quinta; que se refirió a la ignorancia de los tribunales respecto a determinadas patologías psiquiátricas y concretamente al trastorno sobre el que trata en su libro el Dr. Acevedo. En segundo lugar habló Ángel Bravo, abogado penalista y experto en Derecho de la Discapacidad.

Antes de las intervenciones de los invitados, tanto en la primera como en la segunda mesa, el Dr. Acevedo hizo un resumen de lo más destacado de su ensayo, en cada uno de los supuestos: médico y jurídico. Insistió en la confluencia en los enfermos de tres heridas, la biológica, la psicológica y la social. En que los pacientes se sienten como en una cueva y en que en el supuesto de que lleguen a cometer un delito, éste no debiera ser entendido al margen de la patología que pudiera ser su causa. Los pacientes, dijo, tienen una personalidad un tanto quijotesca, noble, en la que influye mucho el entorno familiar, particularmente el maltrato.

Las intervenciones fueron seguidas por un numeroso público interesado y familiarizado con el trastorno límite de personalidad al que se refiere el ensayo del Dr. Acevedo y que aporta, como él mismo defiende y afirman los participantes en la presentación, nuevos e importantes aspectos de la enfermedad y, sobre todo, alerta acerca del drama que sufren los enfermos, así como de la incomprensión social y de la dejación en el ámbito jurídico que se suma a ese sufrimiento.

Alberto Pérez de Vargas, Europasur.