Trastorno límite de la personalidad

trastornolimite.com
Trastorno límite de la personalidad (TLP)

Noticias sobre el trastorno límite de la personalidad

Nace Obertament, proyecto global de lucha contra el estigma

logo-obertament

 

El pasado 18 de junio tuvo lugar la presentación del proyecto en el auditorio de CaixaForum. La campaña cuenta con spots publicitarios que verán la luz la segunda quincena de septiembre, en el marco del Día Mundial de la Salud Mental.

 

El auditorio del CaixaForum se llenó el lunes 18 de junio con motivo de la presentación de Obertament, el primer proyecto de lucha contra el estigma en salud mental en Catalunya que cuenta con el apoyo del sector, las instituciones públicas y famosos líderes de opinión.

Obertament quiere ser una plataforma de sensibilización, participación y denuncia de mensajes y prácticas discriminatorias hacia las personas con alguna problemática de salud mental, favoreciendo su inclusión social como ciudadanos de pleno derecho.

Obertament cuenta con cinco líneas estratégicas:

1. Formación y fomento de la participación de las personas con problemas de salud mental, a fin de que éstas se conviertan en protagonistas del cambio.

2. Acciones locales que promuevan el contacto y la participación normalizada en la comunidad de las personas con trastorno mental.

3. Campañas en medios de comunicación y en el espacio público para tal dar a conocer la problemática de la discriminación en salud mental.

4. Sensibilización de colectivos específicos: periodistas, personas próximas a la problemática, profesionales de los ámbitos sociales y sanitario, familiares, estudiantes...

5. Respuesta a mensajes y prácticas discriminatorias, con el fin de reducir su incidencia.

El acto estuvo presidido por el consejero de Salud, Boi Ruiz. También se contó con la presencia de Carmela Fortuny, directora general del Instituto Catalán de Asistencia y Servicios Sociales; Mercè Conesa, presidenta delegada del Área de Atención a las Personas de la Diputación de Barcelona; Irma Rognoni, presidenta del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad y concejala del Ayuntamiento de Barcelona; y el subdirector general de la Fundación "la Caixa", Albert Soria.

El proyecto cuenta con el apoyo de personas relevantes del ámbito de la cultura, la comunicación, el deporte y el espectáculo, los cuales se han ofrecido, para difundir los mensajes clave de la campaña en unos vídeos que se han proyectado durante el acto: Albert Om, Jordi Évole, José Corbacho, Santi Millán, Mercè Sampietro, Ramon Pellicer, Xavi Coral, Raquel Sans, Montse Alcoverro, Roger Esteller, Lluís Llongueras, Anna Sahún, Quim Masferrer, Marc Cartes, Marius Serra, Victor Amela, David Bagés y Lidia Pujol. Los vídeos se pueden ver en el canal Youtube de Obertament.




El volcán: una erupción de emociones


volcan

 

Coincidiendo con el IX Congreso Nacional sobre Trastorno de la Personalidad, la Asociación El volcán hace un llamamiento para la detección temprana de esta patología, que se suele desarrollar en la postadolescencia. Los trastornos de la personalidad son una variada gama de alteraciones de la conducta y de las emociones, que generan importantes dificultades para el normal desarrollo de la vida familiar, social y laboral. Aunque las manifestaciones del trastorno varían mucho de unos tipos a otros, existen elementos comunes, como baja tolerancia a la frustración, impulsividad, y dificultad para mantener relaciones sociales estables.

En Zaragoza, la Asociación El Volcán agrupa a buen número de familiares de afectados por este problema, y realiza diversas actividades orientadas a mejorar la relación familias-enfermos, como a reducir el impacto que el trastorno produce en la estabilidad familiar.

Su presidente, José Luis Mosquera afirma: “Existe una llamativa diferencia entre la desorientación y la angustia que se observa en los familiares, cuando llegan por primera vez a la asociación, y la entereza y habilidad con que manejan la situación al cabo de un año”.

Desde El Volcán subrayan también el largo calvario que suelen padecer las familias desde que empiezan a notar las primeras alteraciones en sus hijos hasta que logran obtener un diagnóstico concreto, lo que les permite empezar a aprender a tratar con los afectados. “Es común que las familias lleguen a El Volcán tras muchos años de peregrinación de médico en médico y de psicólogo en psicólogo, sin saber qué les ocurre a sus hijos, ni cómo proceder al respecto”, aclara Mosquera. Por eso, insiste en la importancia de detectar lo antes posible el trastorno, que además suele estar asociados a alteraciones como el alcoholismo, la drogodependencia, los trastornos alimenticios o las autolesiones.

“Estas personas sufren un volcán interior que no pueden dominar, y que produce una erupción de emociones que a menudo abrasan a la familia completa”, concluye José Luis Mosquera.




Pensarás que estoy loco

consulta-psicologo

Romper el mito o creencia "al psicólogo sólo va gente trastornada o loca" es algo que está desapareciendo muy lentamente de nuestra mentalidad

Por Francisco Javier Sánchez (Psicólogo) / vocesdecuenca.com

Esta pregunta que tanto preocupa a los pacientes, sobre todo en la primera consulta, dista mucho de ser objetivo alguno de la terapia. Lejos de juzgar al paciente, nuestra tarea consiste en “acompañarle y ayudarle” a partir de sus propias herramientas psicológicas, además de poner en marcha otras tantas que probablemente desconozca y que puede utilizar para mejorar su situación o problema.

Es por eso importante, dialogar con el paciente sobre nuestra tarea en el tratamiento que vamos a iniciar y explicar que muchos de los síntomas, emociones, relatos que nos diga, son mucho más habituales de lo que pueda imaginarse, dentro de su cuadro clínico.

Si una persona diagnosticada de Trastorno Obsesivo-Compulsivo, tiene dudas sobre contarnos o no las imágenes tan horribles que aparecen en su mente, respetaremos en primer lugar su decisión, pero lo positivo sería enfrentarnos a esas terribles imágenes (hacer daño a alguien, desear la muerte de alguien… etc), lo cual no significaría en ningún caso que pudiera hacer aquello que piensa o imagina. Por ello el primer paso sería “que el propio paciente se permitiera pensar todo aquello que aparece en su mente” entendido como consecuencia del trastorno que padece.

Romper el mito o creencia “al psicólogo sólo va gente trastornada o loca” es algo que está desapareciendo muy lentamente de nuestra mentalidad (al menos en España). Nuestro psicólogo debería ser como nuestro médico de cabecera. Si yo les digo que es común ver en consulta por ejemplo alumnos con dificultades de rendimiento en el colegio o el instituto y que se trabajan técnicas de estudio ¿qué me dirían?. Si les cuento que muchos de los pacientes acuden a terapia por un problema puntual de su vida y nada más ¿qué me dirían?. Estos casos son mucho más frecuentes de lo que se puedan imaginar.

Al fin y al cabo la psicología acaba siendo y formando parte de la vida misma. ¿Aprender a gestionar emociones, significa que estemos locos o que queremos aprender a manejarnos en determinadas situaciones que nos resultan difíciles?. Aprender a decir No es un síntoma de debilidad o significa que hemos de aprender esta habilidad social en determinadas situaciones en las que nos es difícil manejarnos?, tener un trastorno de ansiedad significa que hemos de aprender determinadas técnicas de autocontrol emocional o que somos unos histéricos empedernidos?.

¿Tener un trastorno de personalidad límite significa que la persona no sabe lo que hace o lo que le ocurre o más bien podemos enseñar al paciente a estabilizar su vida con nuestro apoyo profesional?

Lejos de los extremismos acabamos encontrándonos en consulta con muchas situaciones cotidianas en las que los pacientes (por historia de vida, por problemas desencadenantes, por bloqueos aprendidos en determinadas situaciones) no reaccionan, no sabiendo manejar determinadas situaciones externas, pensamientos, o emociones intensas. ¿Eso significa estar loco?. Nada más alejado de la realidad.

Si esta creencia la “generalizamos” al psiquiatra, todavía se aprecian más prejuicios al respecto. No es extraño imaginarse al paciente esperando sedado y medicalizado con una camisa de fuerza, esperando en la puerta de la consulta. Demasiados estereotipos, demasiadas etiquetas, demasiados prejuicios.

¿Usted cree que si en algún momento de mi vida me viera desbordado por una situación determinada y no pudiera controlar mi nivel de ansiedad no acudiría a un psicólogo? Se equivoca si cree que no lo haría. Naturalmente que sí.

Si aprender a conocerse, a identificar determinada formas de pensar irracionales, a manejarse ante determinados problemas, a manejar emociones ante situaciones difíciles, controlar las manías, controlar los impulsos, entre otras muchísimas cosas es como consecuencia de “estar loco”, la mayoría podríamos afirmar que lo estamos, pero evidentemente no se trata de eso.

Dé el paso de asistir a terapia si no se encuentra bien, si necesita un apoyo o acompañamiento en determinadas áreas de su vida, lejos de estar loco, usted será inteligente, porque habrá comprendido que cuidarse y dedicarse tiempo es fundamental para vivir de manera sana.




Utilizamos cookies