sin titulo

My Little Sad Pony

Usuario veterano
Registrado
19/11/15
Mensajes
321
Edad
30
País
Mexico
Género
Femenino
Ánimo
confundida
Ya ni siquiera sé qué siento. Sólo quisiera haber hecho algo mas para haber muerto hace unas semanas. Las cosas han ido empeorando aquí, al grado de que ya ni siquiera puedo salir a distraerme un rato, como antes. Llevo casi 1 mes encerrada en la casa, bajo llave cuando ellos no están, sin dinero y a veces hasta sin comer porque cuando salen no siempre recuerdan que tengo que beber agua siquiera; sin ver a mis amigos, sin ir más allá de donde no queda más remedio que me lleven mis padres.

Me siento peor cada día, esto no es vida. Me sigo apagando cada día y no sé cuando vaya a llegar por fin mi ocaso. Eso es lo único que deseo, porque las circunstancias no me van a dejar nunca ser feliz o vivir siquiera una vida más normal que la que hasta ahora he vivido.

Le perdí el interés a todo, hay días en que la computadora ni siquiera la toco, días en que no escucho música tampoco, y días en los que sigue sin interesarme ducharme o quitarme la pijama.

Estoy bajo amenaza de mi madre de que me quite el celular y la computadora, por eso tengo que dormir con ambos dentro de la funda de la almohada para que no me los quite mientras duermo, como asegura que lo hará. Sigo durmiendo en el piso del comedor, así que todos los días me levantan a puntapiés para que los deje desayunar en paz.

Mi ropa fue revisada por mi mamá y ella me ha quitado blusas, vestidos y chaquetas, que no encuentro caso de que los tenga porque mi ropa no le embonaría ni en un brazo. Pero me tuve que quedar callada cuando la descubrí hurgando mis pertenencias, porque al final aunque llore o implore ella no va a devolverlas. Mis vestidos de fiesta también se los ha llevado.

Pienso tanto en que quisiera recuperar la vida independiente de antes, que si bien no vivía en un palacio , de menos tenia una cama donde dormir, nadie me hurtaba la ropa y nadie me levantaba a golpes cada mañana. Pero no puedo ni podré ya nunca recuperar mi vida, y eso es lo que más me duele.

Hace unos días tuve cita con el psiquiatra, cita quese hhabía aplazado puesto que mi madre no quería llevarme. Platicamos nuevamente sobre mi intento de suicidio y la situación en mi casa, sobre la negación de mi madre a darme medicamentos. Y entonces el doctor pidió hablar con ella. Le dijo que suspender mi tratamiento farmacológico anterior había sido un error y que el resultado había sido el "corto circuito" que me llevó a tomar todas esas pastillas la noche que me decidí a acabar con mi vida. También le dijo que lo que a mi me pasaba era ahora un enooooorme cuadro depresivo y que debía hacerse a la idea de que la depresión no era hacer berrinche, buscar venganza o ser caprichoso y mimado como ella decía, le dijo que era algo que yo no podía controlar y que por eso es que los fármacos me habían sido prescritos junto con una terapia cognitivo conductual. Y mi madre, como siempre se lavó las manos diciendo que yo ni trabajar quería , que era agresiva y que era una chantajista. El doctor no le hizo mucho caso pero me cambió el tratamiento nuevamente.

Mi receta medica ha aumentado, ahora debo tomar 5 medicamentos distintos, incluyendo un ajuste de mayor cantidad de quetiapina. El psiquiatra le dijo a mi madre que era necesario que me ayudara con eso para que en unos meses yo saliera adelante de esta racha y que me incorporara con éxito a una nueva vida laboral.

Pero los días han pasado y no he recibido ni una sola de mis píldoras recetadas. No es obligación de mi madre comprarlas, lo sé. Y también sé que si yo llegara a irme de aquí jamás voy a poder costear ese tratamiento pagando un alquiler de departamento ni mis alimentos.

Mis sueños se siguen apagando uno a uno, estoy quedándome en la obscuridad cada día más espesa. Sigo pensando en mejor declararme discapacitada mentalmente e irme a algún hospital psiquiátrico de manera permanente, no creo durar mucho pero eso es lo que ya quiero. Ya no quiero vivir, porque al final del día esto no es digno para nadie, ni siquiera para los que me rodean. Mis padres no merecen esto, así haya sido causa de ellos convertirme en este monstruo que ahora soy, no es justo que padezcan tanto conmigo. Ni mi madre, todo lo que ella me hace es producto del hartazgo, el mismo que sienten los familiares de enfermos terminales tras varios meses de cuidar a su enfermo día y noche, incluso en las madrugadas afrontando sus crisis. Mis amigos sienten mucha frustración de ahora nonpoder ayudarme, porque aquí encerrada, sin poder asomar siquiera la nariz, sin poder recibir llamadas al celular es casi imposible ayudarme.

Ya no sé qué hacer, en verdad ya estoy muy cansada. No se puede llamar "vida" a esto. Quiero irme a dormir y mañana no despertar, sin importar si hay Cielo o Infierno, vida eterna o simple olvido en el infinito. Ya no es otra cosa mas que el cansancio acumulado de años, el aburrimiento. Ya no quiero esto , los años que pudieran restarme se los regalo a quien quiera invertirlos en una vida digna para con sus personas amadas.
 

AngelHachi

Usuario veterano
Registrado
20/3/15
Mensajes
1.006
País
Mexico
Género
Masculino
Recuerda, quiero que recuerdes todos los planes y sueños que has tenido y que deseas ver realizados, vale la pena intentarlo. En verdad no puedes contar con nadie ya sea familia o amigos para salir de tu casa, creo es malo seguir así, te sentirías mucho mejor sin todo esa agresion. Has pasado por muchas cosas difíciles, pero recuerda que en peores las superaste anteriormente, esto aún no se acaba, por favor ve todas tus opciones disponibles. Si lo necesitas puedes escribir, un abrazo.
 

Tulipania76

Usuario poco activo
Registrado
13/3/16
Mensajes
4
País
España
Género
Femenino
Ánimo
Cambiante
oh pequeña @My Little Sad Pony,esa no es vida para ti,lucha por lo que quieres y sal adelante,como te tratan no es manera,no se cuando publicaste éste post,no se si allí hay pisos de acogida para enfermos mentales,en España si hay,y los tratan bien,me siento tan conpungida por ti...vive tu vida.
 

Ave Fénix

Usuario veterano
Registrado
28/10/15
Mensajes
2.710
Edad
39
País
Comunidad Valenciana
Género
Femenino
Ánimo
desesperanzada
Ya ni siquiera sé qué siento. Sólo quisiera haber hecho algo mas para haber muerto hace unas semanas. Las cosas han ido empeorando aquí, al grado de que ya ni siquiera puedo salir a distraerme un rato, como antes. Llevo casi 1 mes encerrada en la casa, bajo llave cuando ellos no están, sin dinero y a veces hasta sin comer porque cuando salen no siempre recuerdan que tengo que beber agua siquiera; sin ver a mis amigos, sin ir más allá de donde no queda más remedio que me lleven mis padres.

Me siento peor cada día, esto no es vida. Me sigo apagando cada día y no sé cuando vaya a llegar por fin mi ocaso. Eso es lo único que deseo, porque las circunstancias no me van a dejar nunca ser feliz o vivir siquiera una vida más normal que la que hasta ahora he vivido.

Le perdí el interés a todo, hay días en que la computadora ni siquiera la toco, días en que no escucho música tampoco, y días en los que sigue sin interesarme ducharme o quitarme la pijama.

Estoy bajo amenaza de mi madre de que me quite el celular y la computadora, por eso tengo que dormir con ambos dentro de la funda de la almohada para que no me los quite mientras duermo, como asegura que lo hará. Sigo durmiendo en el piso del comedor, así que todos los días me levantan a puntapiés para que los deje desayunar en paz.

Mi ropa fue revisada por mi mamá y ella me ha quitado blusas, vestidos y chaquetas, que no encuentro caso de que los tenga porque mi ropa no le embonaría ni en un brazo. Pero me tuve que quedar callada cuando la descubrí hurgando mis pertenencias, porque al final aunque llore o implore ella no va a devolverlas. Mis vestidos de fiesta también se los ha llevado.

Pienso tanto en que quisiera recuperar la vida independiente de antes, que si bien no vivía en un palacio , de menos tenia una cama donde dormir, nadie me hurtaba la ropa y nadie me levantaba a golpes cada mañana. Pero no puedo ni podré ya nunca recuperar mi vida, y eso es lo que más me duele.

Hace unos días tuve cita con el psiquiatra, cita quese hhabía aplazado puesto que mi madre no quería llevarme. Platicamos nuevamente sobre mi intento de suicidio y la situación en mi casa, sobre la negación de mi madre a darme medicamentos. Y entonces el doctor pidió hablar con ella. Le dijo que suspender mi tratamiento farmacológico anterior había sido un error y que el resultado había sido el "corto circuito" que me llevó a tomar todas esas pastillas la noche que me decidí a acabar con mi vida. También le dijo que lo que a mi me pasaba era ahora un enooooorme cuadro depresivo y que debía hacerse a la idea de que la depresión no era hacer berrinche, buscar venganza o ser caprichoso y mimado como ella decía, le dijo que era algo que yo no podía controlar y que por eso es que los fármacos me habían sido prescritos junto con una terapia cognitivo conductual. Y mi madre, como siempre se lavó las manos diciendo que yo ni trabajar quería , que era agresiva y que era una chantajista. El doctor no le hizo mucho caso pero me cambió el tratamiento nuevamente.

Mi receta medica ha aumentado, ahora debo tomar 5 medicamentos distintos, incluyendo un ajuste de mayor cantidad de quetiapina. El psiquiatra le dijo a mi madre que era necesario que me ayudara con eso para que en unos meses yo saliera adelante de esta racha y que me incorporara con éxito a una nueva vida laboral.

Pero los días han pasado y no he recibido ni una sola de mis píldoras recetadas. No es obligación de mi madre comprarlas, lo sé. Y también sé que si yo llegara a irme de aquí jamás voy a poder costear ese tratamiento pagando un alquiler de departamento ni mis alimentos.

Mis sueños se siguen apagando uno a uno, estoy quedándome en la obscuridad cada día más espesa. Sigo pensando en mejor declararme discapacitada mentalmente e irme a algún hospital psiquiátrico de manera permanente, no creo durar mucho pero eso es lo que ya quiero. Ya no quiero vivir, porque al final del día esto no es digno para nadie, ni siquiera para los que me rodean. Mis padres no merecen esto, así haya sido causa de ellos convertirme en este monstruo que ahora soy, no es justo que padezcan tanto conmigo. Ni mi madre, todo lo que ella me hace es producto del hartazgo, el mismo que sienten los familiares de enfermos terminales tras varios meses de cuidar a su enfermo día y noche, incluso en las madrugadas afrontando sus crisis. Mis amigos sienten mucha frustración de ahora nonpoder ayudarme, porque aquí encerrada, sin poder asomar siquiera la nariz, sin poder recibir llamadas al celular es casi imposible ayudarme.

Ya no sé qué hacer, en verdad ya estoy muy cansada. No se puede llamar "vida" a esto. Quiero irme a dormir y mañana no despertar, sin importar si hay Cielo o Infierno, vida eterna o simple olvido en el infinito. Ya no es otra cosa mas que el cansancio acumulado de años, el aburrimiento. Ya no quiero esto , los años que pudieran restarme se los regalo a quien quiera invertirlos en una vida digna para con sus personas amadas.
Siento mucho leer esto, por mucho sufrir que hayas hecho, no ha sido intencionado y necesitas tu medicación, no es justo que te traten así, háblalo con el psiquiatra. Si tus padres se niegan a darte la medicación que te ingresen hasta que te estabilices, por lo menos para que te den la medicación. Mi familia también está en contra de que tome medicamentos, pero de momento puedo pagarlos y los escondo, tomo mi medicación a escondidas. Pero si tú no puedes permitirte esto, por favor, pide ayuda a tus terapeutas, no se te puede negar la medicación, eso te destrozará, tienen que hacer entender a tu familia que la necesitas, que sin ella no saldrás a delante. :besote::animillos::besicos:
 
Arriba