No le encuentro sentido a la vida

  • Autor JuanVedanta
  • Fecha de inicio
J

JuanVedanta

Buenas a todos, me llamo Juan.

Pues eso, que no le encuentro sentido a la vida. Padezco TLP desde hace 20 años y he sufrido y padecido lo indecible. Sin embargo, de un tiempo a esta parte he mejorado bastante en todos los aspectos. Estoy centrado, no me daño ni tampoco voy por ahi juzgando a nadie ni haciendole daño (con mis palabras).

No obstante durante todos estos años el TLP se habia convertido en el centro y fin de mi existencia y ahora que casi no esta no se que hacer con mi vida, nada me motiva, tampoco me interesan otras cosas. Centre mi vida y mis esfuerzos en recuperarme que me deshice de todo lo demas y ahora me quede con practicamente nada. ¿A alguien le ha ocurrido algo parecido?

Gracias de antemano.
 
Última edición por un moderador:

Caótica

Usuario
Registrado
24/4/15
Mensajes
93
Edad
26
Género
Femenino
Ánimo
Inebrantia
Hola Juan. Encantada de conocerte.

Entiendo lo que estás diciendo. Es algo que puede suceder tras cualquier enfermedad mental, sobretodo cuando las crisis se convierten en algo practicamente constante y la sensación que tiene la persona es de haber pasado un tiempo infinito estando mal. Es como si fuese lo único que tienes. Además en el TLP la propensión a los sentimientos de vacío y falta de sentido existencial hacen más probable que suceda esto.

Las enfermedades mentales guardan una estrecha relación con la personalidad, sobre todo, cómo no, los trastornos de la personalidad. Acabar con la sintomatología supone acabar con una parte de tu identidad, y eso asusta mucho. A mí me llegó a pasar que tenía tan poco claro quién era que lo único en lo que me sentía yo era en aquello que hacía referente al trastorno límite. Pero el trastorno límite, o mejor dicho, la personalidad límite, más allá del trastorno, implica mucho más que los síntomas. Tenemos una capacidad para sentir desmesurada. Todo lo que hacemos lo hacemos con la máxima entrega. La tristeza y la ira, las autolesiones, todo eso puede haber tapado el potencial que hay en ti, pero eres mucho más que eso. Busca aquello que queda después de haberte deconstruido. Estar bien no significa que ya no seas quien eres, sino que lo que eres puede tomar otros caminos.

En lo referente a la motivación, lo único que puede motivarte un poco es la activación conductual. Incluso aunque no tengas ganas haz cosas que te resulten agradables, aunque sólo sea un poco. Escribir, leer, ver películas, hacer deporte, quedar con amigos, lo que sea, cualquier cosa que se te ocurra y que alguna vez te haya producido satisfacción.
Si no tienes claro qué orientación te hace feliz respecto a tu vida personal o profesional, pregúntate esto. Si murieses mañana y te concediesen el deseo de que todo el mundo tuviese un recuerdo ideal de ti, ¿Cómo desearías que te recordasen? ¿Qué querrías que pusiera en tu epitafio? Espero que esto te ayude un poco, a mí en su momento me ayudo para aclararme, ya no con quién era, sino con quién quería ser.

La personalidad límite se encuentra dentro del cluster B de los trastornos de la personalidad. Eso implica que el modo de pensar, sentir y actuar es muy intenso. ¿Te das cuenta de las infinitas posibilidades? Somos puro fuego, chico. Que las quemaduras y su cicatrización no te quiten la luz de las llamas. Ese es el objetivo: quedarse con el calor sin llegar a hacerse daño.
 
Arriba