Curiosidades.

  • Autor Catalina
  • Fecha de inicio
C

Catalina

s_img_new.php



Las siete virtudes del bushido japonés



Corría el año 1702 cuando un grupo de 47 valerosos guerreros se vieron obligados a convertirse en ronin. A partir de ese momento y en plena era Edo, la sociedad japonesa los vería como meros desechos humanos ya que los samuráis por aquel entonces apenas tenían una función social ¿Y cuál fue la razón de esta deshonrosa situación? Pues porque el señor al que pertenecían no tuvo más remedio que suicidarse mediante seppukudebido a que había agredido a Kira Kozukenosuke, un alto funcionario del gobierno nipón.

Con la muerte de su amo, estos samuráis ya carecían de una meta en su vida, y por ello decidieron vengar a su daimyo. Cuando finalmente lo consiguieron, estos guerreros se entregaron voluntariamente a la justicia japonesa y después del juicio fueron sentenciados a cometer seppuku al igual que su señor.

Siglos más tarde, esta bonita historia sigue siendo muy famosa en el país del sol naciente ya que ensalza los valores de la justicia, valor, honor y lealtad dando así al código del Bushido, que se resume en siete virtudes. No estaría de más que nosotros aplicásemos alguna de ellas en nuestras vidas.
1. Gi - justicia (decisiones correctas)

Un samurai cree en la justicia ciega. Hará lo posible para que se convierta en realidad y luchará siempre para que esta se cumpla. Aquí no existen “medias tintas”. Para un samurai solo existe lo correcto e incorrecto y peleará con cualquier medio a su alcance para conseguir lo primero hasta el fin de sus días.

2. Yuuki - Coraje

Lo más deshonroso para un samurai es meterse en “un caparazón de tortuga” y no actuar. Por ello es muy importante sacar el coraje cuando la situación lo requiera y mover a las masas en post de una causa justa. Aunque eso suponga poner en riesgo su vida.

3. Jin – Benevolencia

El samurai es un guerrero hábil, fuerte y rápido al contrario que los demás hombres de a pie. Por esta razón, este siempre tiene que usar su fuerza para proteger a los más débiles. Sino surge la situación, pues hay que buscarla para poder ayudar a los demás en la medida de lo posible.

4. Rei - Respeto, Cortesía

La crueldad y la irrespetuosidad son los mayores enemigos de cualquier buen samurai que se precie. Incluso en la batalla, el samurai tiene que ser respetuoso y bondadoso con sus contrincantes. De lo contrario solo está mostrando su lado más fiero y asesino, y eso le convierte en un mero animal, en una bestia que solo se rige por sus instintos.

5. Makoto - Honestidad, Sinceridad absoluta

La palabra de un samurai tiene más valor que cualquiera de las piedras más preciosas del mundo. Cuando este dice que va a hacer algo, es que ya está hecho. No dice: “de acuerdo, te promete que lo haré”. ¿La razón? Pues porque decir y hacer son dos palabras sinónimas para un samurai.

6. Meiyo - Honor

Sin duda una de las virtudes más relevantes que existen dentro del código del Bushido. Las acciones y no las palabras son las que los definen a los buenos samuráis. Si por la razón que fuese y por mínima que sea, han realizado un acto deshonorable, solo pueden restaurarlo mediante seppuku.

7. Chuugi – Lealtad

Un samurai es plenamente fiel con cualquiera de los que le sigan. Da igual que sea su amo o un sirviente a su cargo. Si les ha prometido (o hecho) que les cuidará y honrará, tiene que cumplir con su palabra con todas sus consecuencias. De lo contrario se convertirán en un mentiroso, deshonroso y poco fiable.
 
C

Catalina

s_img_new.php



El arte del buen beso



Llega ese momento que tanto estábamos esperando. Hemos conseguido de nuevo una cita con ese chico/a que tanto nos gusta y estamos seguro que lo que sentimos es completamente reciproco. Por ello, tras una jornada juntos dando un paseo, tomando un café o yendo al cine, llega el momento de la despedida.

¿Qué tensión, verdad? Miles de preguntas nos abordan en ese momento. Si eres chico, piensas que tienes que hay que tener la iniciativa para que así la chica te siga un poco el juego de seducción. Si por otro lado eres mujer, en ocasiones no está de más hacerse un poco de rogar para hacerse la interesante.

De una forma u otra, y aunque quizás esta no haya sido la misma situación para todos, besar por primera vez a veces resulta algo incómodo. Por ello, a continuación les daremos unos consejos previos para hacer de esta práctica un hecho mucho más romántico.

Los segundos antes al beso son muy importantes


Vale, ya te has dado cuenta que la otra persona quiere besarte. Esto es algo completamente “instintivo” por así decirlo. Solo cuando estás en esa situación te das cuenta de que la otra parte está por la labor de besarte. Por ello, antes de lanzarse directamente a por el beso de una forma demasiado rápida, es importante primero un leve contacto visual, una mirada profunda que apenas dure unos segundos y provoque cierta conexión entre ambas partes. Después de esto, ya puedes besar a tu chico/a.

Primera besa con los labios


Una vez que se ha hecho el “contacto” con la otra persona, es importante que los primeros momentos se realice únicamente con los labios de forma suave y sensual. Así se juega un poco con la seducción y vas conociendo como la otra persona se desenvuelve en este ámbito. Una vez finalizada esta etapa ya se puede pasar a la acción de una forma más efusiva y “pasional”.

Y ahora llega el beso apasionado


Una vez que lleguemos a este paso, no quiere decir que tengamos que “comerle” la campanilla a la otra parte de forma completamente pasional. Pero sí, que ya podemos empezar a jugar con otras partes de la boca, sobre todo con la lengua (al más puro estilo beso francés). De esta forma, ambas partes tendrán sensaciones mucho más intensas.

Juega también con en lenguaje corporal


Al mismo tiempo que estamos besando, también es importante jugar con otras partes del cuerpo. Aunque sin pasarse. Hay zonas que son realmente sensibles como la nuca, las manos o la cintura. Si somos capaces de poner nuestras manos sobre las mismas y rozarlas con nuestros dedos, la sensación puede llegar a ser mucho más placentera.

Agradécele a la otra parte que lo estás disfrutando


De acuerdo, ambas partes están disfrutando de ese momento tan apasionado que es el beso. Sin embargo, durante el mismo, no está mal de en vez cuando hacer pequeñas pausas (para respirar también por supuesto) con la finalidad de “agradecerle” a la otra parte que te está gustando el beso que estás recibiendo. Para ello, aparte los labios, mírale con una mirada furtiva y una sonrisa algo picarona. De esta forma, la otra parte se dará cuenta de que lo estás disfrutando, y así podrán seguir besándose apasionadamente, consiguiendo un grado de complicidad mucho mayor.
 
C

Catalina

Exóticos ritos alrededor del sexo Cada cultura ha construido sus propios rituales para asumir las diferencias de género y las prácticas sexuales. Algunas comunidades tienen costumbres que a ti pueden parecerte extrañas, pero que para ellos tienen plena justificación.
Enseguida te contamos sobre algunos de esos hábitos que resultan extraños a los ojos de la cultura occidental.

-Bautismo de genitales. Los pobladores originarios de Hawái acostumbraban a ponerle un nombre propio a sus órganos genitales. Incluso componían canciones con esos nombres y exaltaban a las generaciones que saldrían de allí.

-Sexo oral de iniciación. La tribu Sambia de Nueva Guinea tiene un ritual de iniciación para los jóvenes varones, que consiste en aislarlos completamente de las mujeres. Los hombres de la tribu le practican sexo oral a los guerreros más fuertes, luego de lo cual beben su semen. -

Los faraones y el Nilo. Los antiguos faraones egipcios acostumbraban a practicar un ritual de masturbación frente al Río Nilo, donde eyaculaban. Se pensaba que debido al origen sagrado de la realeza, el dios Atum fertilizaría las aguas trayendo prosperidad y abundancia para todos.

-Grecia y la homosexualidad. Los antiguos griegos asumían la homosexualidad con toda naturalidad y sin mayores limitaciones al respecto. De hecho, la educación consistía en entregar un joven a un hombre mayor dotado de sabiduría, quien se encargaría de la formación sexual e intelectual de su discípulo.

-Sexo y pescado. En Mehinaku, Brasil, sólo se accede a los favores sexuales de una mujer si previamente se le entrega a ella una ofrenda consistente en un buen plato de pescados. -

Sexualidad de los padres. En las Islas Marquesas, un archipiélago localizado en la Polinesia francesa, se considera perfectamente normal que los niños presencien las relaciones sexuales de sus padres. -Sexo temprano.

En las islas Trobriand, Nueva Guinea, el comienzo de las relaciones sexuales tiene lugar entre los 6 y los 12 años de edad. Sin embargo, son muy rígidos en otros aspectos: un hombre y una mujer tienen prohibido compartir la comida si no están casados. Este lugar presenta un elevadísimo índice de violencia sexual.

-Represión extrema. En la isla Inis Beag, Irlanda, hay fuertes restricciones a las manifestaciones sexuales. A los adultos se les prohíbe quitarse la ropa interior, inclusive durante las relaciones sexuales. Es más: la penetración se considera nociva para la salud. La asumen como “un mal necesario” para la preservación de la especie.

-Poliandria y control natal. En algunas regiones del Himalaya se practica la poliandria, que consiste en que varios hermanos comparten una misma mujer, si se mira desde el punto de vista masculino. Si se observa desde la perspectiva femenina, se podría decir que la costumbre estriba en que una mujer puede tener varios hombres, siempre y cuando estos sean hermanos entre sí.

Finalmente la razón de ser de esta costumbre es evitar el aumento de la natalidad en unas tierras que son inhóspitas.

-Educación sexual práctica. En la isla de Mangaia, localizada en el Pacífico Sur, los hombres se inician sexualmente a los 13 años. Las encargadas de su educación son las mujeres, quienes le enseñan a mantener la erección por más tiempo y a complacer adecuadamente a su pareja.

Imagen cortesía de Jacqueline Torres
 
Arriba