Aunque los antidepresivos están estigmatizados, a mí me salvaron la vida

Artículo de Playground sobre los antidepresivos (link al final)


El médico me diagnosticó una enfermedad común y yo me puse a llorar como si me acabara de decir que me quedaban tres meses de vida. Los mocos me resbalaban por la cara y casi no podía respirar.

Me agobiaba estar enferma aunque no fuera algo grave. Me agobiaba no tener control sobre mi propio cuerpo; no poder impedir que enfermara. Y quería salir corriendo de la consulta para no tener que volver nunca más.
Obviamente, aquel comportamiento no pasó desapercibido para el médico, que me hizo hablar sobre mi angustia vital y acabó diagnosticándome ansiedad generalizada y una depresión leve derivada de aquella ansiedad descontrolada.
Aunque yo ya lo intuía.
La ansiedad es algo que me viene de familia, así que sabía perfectamente que tenía problemas desde hacía tiempo. Pero no quería ayuda.
Por un lado, la propia ansiedad paralizante que me generaba el tener que ir al médico me impedía pedirla. Por otro, no me hacía gracia que en mi expediente médico apareciera la mancha indeleble del trastorno mental.
Además, era de las que pensaba que la medicación no era necesaria. Que la ansiedad y la depresión se podían curar simplemente con fuerza de voluntad y buenos hábitos. Consideraba que los antidepresivos y ansiolíticos eran una solución rápida. Una droga que te hacían estar falsamente animado o relajado durante un tiempo pero que, a la larga, no solucionaban nada.

Lo concebía como beberse un par de cervezas o no ser tú.

6_20150630lHMNBi.jpeg


Los antidepresivos tardaron un par de semanas en empezar a hacer efecto. A diferencia de los asiolíticos, los antidepresivos no actúan inmediatamente sobre el organismo. Funcionan modificando las funciones químicas del cerebro que median en la transmisión de información entre las neuronas. Por lo que su efecto no se parecía absolutamente en nada a lo que yo había imaginado. Lejos de sentirme drogada o alguien que no era exactamente yo, me sentía más yo que nunca.
Era como si hasta ese momento hubiera estado cubierta de polvo y, de repente, me hubieran limpiado y sacado brillo.
Las pastillas le habían quitado el afán de protagonismo a mi lado oscuro y lo habían desplazado para que dejara de bloquear al luminoso.
Era capaz de beneficiarme del modo catastrófico y extrasensible en que percibía y procesaba la realidad para escribir y usar un filtro más razonable para afrontar las cosas del día a día sin bloquearme.
Por primera vez en mi vida, me sentía bien conmigo misma y con mi entorno.
A los dos meses, el médico declaró mi estado de ánimo oficialmente estable pero continué el tratamiento durante varios meses más para enseñar a mis neurotransmisores a comunicarse correctamente. Así, mi cerebro podría funcionar adecuadamente sin ayuda.
Independientemente de las tendencias de una personalidad ansiosa o depresiva, la patología siempre se encuentra en la química del cerebro. Tal y como si fuera un virus que has cogido, una infección o un cáncer que se extiende.

6_20150630x0LAA5.jpeg


Durante ese tiempo yo nunca escondí lo que me pasaba. Nunca oculté que me medicaba y no me importó tomar mis pastillas con toda naturalidad delante de quien fuera. Me daban igual los prejuicios de la gente porque, en mi experiencia, tomar antidepresivos no me había resultado diferente de tomar un antibiótico para curarme una faringitis o un jarabe para la tos.
Aunque lo verdaderamente sorprendente es la cantidad de personas de mi entorno que, al no esconderme, acabaron confesándome su medicación secreta.
Aquello me hizo darme cuenta de que hay muchos estigmas, estereotipos, leyendas urbanas y teorías conspiratorias en torno al mundo de la depresión, la ansiedad y las pastillas. Pero la realidad está tan distorsionada que, probablemente, no puedas entenderla hasta que no lo vives... o hasta que dejemos de ocultarlo.

Una cosa es estar triste y otra estar enfermo


Aunque los antidepresivos están estigmatizados, a mí me salvaron la vida

 

AngelHachi

Usuario veterano
Registrado
20/3/15
Mensajes
1.006
País
Mexico
Género
Masculino
@Neo, hazme los honores por favor :D
 

KahloF

Usuario veterano
Registrado
9/6/15
Mensajes
1.496
País
Divagando por el universo.
Género
Femenino
Ánimo
Blue, always blue.
Al principio con los antidepresivos me sentí genial, todo brillaba, era diferente... pero ahora, después de 6 meses me siento "estancada" en la tristeza otra vez, ya no veo diferencia... Supongo que el psiquiatra me cambiará la dosis o me recetará otros antidepresivos, a ver qué pasa.
 

Nath

Usuario veterano
Registrado
21/8/14
Mensajes
1.249
Género
Femenino
La pregunta es:(me pregunto, vaya)
De verdad que en unos meses su cerebro "aprendio" a usar la química?
 

AngelHachi

Usuario veterano
Registrado
20/3/15
Mensajes
1.006
País
Mexico
Género
Masculino
Sinceramente no recuerdo como se llamaba el antidepresivo que tomaba.
@Nath, me temo que depende mucho del caso, ya que muchos son distintos. He conocido a personas que le tuvieron que recetar antidepresivos o ansiolíticos por un mal momento que pasaban, pero por lo regular nunca pasaba del año o mucho menos. Por desgracia hay otros casos en el cual dura mucho más tiempo, pero es preferible la estabilidad para empezar a emfrentar ciertos situaciones poco a poco. Así que no se me achicopale porque nuestros casos; comparandolo con el del autor, es distinto. Pero de que podemos llegar a una etapa en el cual ya no se necesite es posible, aunque conlleva mucho trabajo y tiempo. ¿De veras como se ha sentido? Y espero que siga mucho mejor, saludos.
 

Mab

Usuario veterano
Registrado
28/4/15
Mensajes
273
País
Barcelona
Género
Femenino
Ánimo
Contemplando la vida a traves de una ventana
Sean antidepresivos, sea cuaquier cosa que actue en el sistema nervioso, primeras dosis genial, despues me disparo, no he conseguido poder llevar un plan de medicación constante sin problemas, asi que desde hace un tiempo paso sin nada, no creais que es facil, me cuesta, pero es que a las consecuencias de ir disparada, les tengo pánico, ¿Alguien le pasa lo mismo?. Gracias.
 

Sann

Usuario
Registrado
15/2/15
Mensajes
134
País
Soria
Género
Masculino
Ánimo
inestable
Hola yo llevo muchos años tomando prozac y lo voy a dejar porque llevo mucho tiempo que no me hace nada aunque en realidad nunca me hizo efecto aunque o he mantenido por miedo a estar peor.
 

Alice Palmer

Usuario
Registrado
8/7/15
Mensajes
41
Edad
51
País
Espaaña
Género
Femenino
Ánimo
depende del dia o la hora del dia
me alegra saber que funcionan la pena que no son la varita magica para todo el mundo.Algo sobre mi,mi madre lleva mas tiempo con pastillas que con la depresion por la separacion de divorcio de mi padre,creo que sufre otro trastorno pero nunca se lo han diagnosticado.cuando empece yo me dije que no se repetiria lo de mi madre a mi,no entendia que tuvieras mas tiempo una medicacion que la enfermedad que tiene que tener un final para el tratamiento.Me alegro al final tengo tlp no se si me alegre saber que lo mio era espara toda la vida,es muy importante la opinion de un profesional pero hay muchos profesionales.Yo vivo con tlp 24 horas 365 dias al año no existe ningun profesional que trabaje todos los dias del año y todas las horas del dia,tanto dias como noches,por eso llega un momento que tambien puedes opinar,te doy un ejemplo ;a mi lo primero Ziprexa pero me sienta muy mal;Haloperidal me causo una reaccion que me tragaba la lengua y gracias que estaba ingresada y me pusieron una inyeccion puedes consultar estos efectos secundarios.Pero como te dije al principio me alegro por ti y por quien has ayudado con tu comentario.UN abrazo
 

Alice Palmer

Usuario
Registrado
8/7/15
Mensajes
41
Edad
51
País
Espaaña
Género
Femenino
Ánimo
depende del dia o la hora del dia
te entiendo perfectamente,vete a otro profesional para comunicar tu desicion,algo ten presente siempre hay mas de una desicion puedes optar por otra,piensa en ello.un saludo
 
Arriba